Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen

Popayán, 6 de noviembre de 2009

En medio de un panorama nacional desconcertante para las Universidades Públicas, en el cual se agudiza a diario la situación de las universidades, nuevamente la acción crítica de los estudiantes es reprimida a través de la violencia y el terrorismo de Estado.

La crisis financiera, académica y administrativa, comandada y desarrollada por el gobierno central y universitario, plantea una serie de reformas económicas y administrativas al interior de las Universidades, que buscan profundizar el autoritarismo al interior de la universidad y preparar el terreno para que la política educativa del gobierno se aplique sin obstáculo alguno. Esta situación ha generado la respuesta del estudiantado, que con fuertes movilizaciones en Bogotá y otras ciudades del país, ha demostrado que no está dispuesto a guardar silencio ante la atrocidad y el terrorismo de Estado.

El estudiantado y sus organizaciones, nuevamente están en la mira de los señores de la intolerancia y la represión, los mismos que han respondido históricamente a las exigencias del movimiento universitario nacional y local con violencia, terror y estigmatización.

En Bogotá, se señaló injustamente de secuestradores a los estudiantes de la Universidad Nacional, quienes recibieron toda la fuerza de la represión policial cuando ya habían llegado a un acuerdo con el rector Wasserman, y este se encontraba fuera del campus de la misma.

En nuestra Universidad, en el último mes, la arremetida para estatal se ha dirigido contra los dirigentes estudiantiles: Jonathan Centeno y Luisa Vega, de la ACEU, y Angélica Chantre de la Coordinadora estudiantil Tuto González, quienes a través de panfletos dejados en sus casas, correos electrónicos y abordajes personales, han recibido fuertes amenazas de muerte contra su vida, que incluyen plazos perentorios para su salida de la ciudad, además de declararlos al igual que las organizaciones de las cuales forman parte como objetivo militar por su actitud crítica frente al gobierno nacional.

Quedando nuevamente comprobada la falacia acerca del desmonte del Naco paramilitarismo en nuestro país, así como de la intención abierta de profundizar el Terrorismo de Estado, Por lo anterior:

1. Llamamos a la comunidad caucana a rodear su Universidad del Cauca, a que se solidarice con ella contra la grave situación presupuestal y de Derechos Humanos por la que atraviesa en este momento, que no permita que los enemigos del pueblo destruyan la esperanza de educación para los sectores populares que se benefician de la Educación Pública.
2. Exigimos de la dirección universitaria un pronunciamiento categórico y sin vacilaciones frente a la actual situación de Derechos Humanos. No es aceptable que se guarde silencio sobre la abierta intención de cercenar la crítica y libertad de pensamiento, cimientos sobre los cuales se construyó en la historia el concepto de Universidad.
3. Responsabilizamos al gobierno nacional y a las fuerzas de seguridad del Estado, de lo que pueda pasar con la vida e integridad física, psicológica y moral de nuestros compañeros y organizaciones estudiantiles


COORDINADORA ESTUDIANTIL “TUTO GONZALEZ”
ASOCIACION COLOMBIANA DE ESTUDIANTES UNIVERSITARIOS ACEU

Reacciones: