Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen


La Coordinadora Estudiantil Universitaria Jaime Alfonso Acosta rechaza tajantemente cualquier tipo de la agresión contra los miembros de la comunidad universitaria. Ya que no ha sido, ni será nuestra política atacar a la comunidad, y como se ha visto y probado durante este proceso, nuestro actuar se ha ajustado a lo determinado por la asamblea general estudiantil. Presentamos nuestra solidaridad con la estudiante de pregrado Diana González la cual fue afectada por el estallido de un artefacto-papa bomba el pasado viernes 31 de julio en horas de la mañana, cuando transitaba por la plazoleta del edificio Camilo Torres.

Sabemos que estas acciones provienen de oscuros personajes que quieren trabar y empañar las actividades que tiene el estudiantado, los cuales si QUEREMOS LA UNIVERSIDAD, una universidad que este al servicio de las mayorías nacionales, abierta a la ciencia, a la academia, al debate, y por supuesto que vele por la defensa de los derechos humanos. Aspectos que evidentemente no contempla la reelegida administración fascistoide del tenebroso patricio Jaime Alberto Camacho Pico.

Una vez más reiteramos nuestro compromiso de la defensa de la universidad pública con toda la comunidad universitaria y por supuesto con la asamblea general de estudiantes UIS. No claudicaremos en la tarea de seguir elaborando acciones que nos conduzcan a la democratización de nuestra ALMA MÁTER e instamos a cada uno de los estamentos a persistir en la reforma del estatuto general de la universidad, y es la constituyente universitaria un buen espacio para sacar adelante dicha tarea.

Responsabilizamos al gobierno nacional, a Jaime Alberto Camacho, al Consejo Académico y Superior de la UIS, por lo que pueda acontecer con la vida de nuestros 6 compañeros estudiantes que fueron suspendidos por dos (2) semestres académicos. Y los cuales fueron ofrecidos por el señor Camacho Pico a un paramilitar en la famosa conversación de julio de 2007, una muestra más de la política de persecución que se viene aplicando contra el estudiantado y que sigue dejando en la mira del plan pistola a los estudiantes que hemos participado en este proceso de lucha contra el paramilitarismo en nuestro claustro académico.

Finalmente debe ser la Asamblea General la que decida si vale la pena que el estudiantado participe en el próximo festín electorero, el cual pretende escoger supuestos “representantes” estudiantiles, los cuales van hacer utilizados muy seguramente para legitimar entre otras cosas el amordazamiento a las distintas expresiones de inconformidad estudiantil y dar un fiel respaldo a la virulenta presencia del actual rector.



Bucaramanga, Agosto 3 de 2009

UNIVERSIDAD INDUSTRIAL DE SANTANDER

Reacciones: