Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen


La opresión contra nosotras las mujeres, especialmente contra las mujeres jóvenes en este sistema es brutal. Nuestra vida cotidiana está llena de discriminación, barbarie y violencia. Por ejemplo en la mayoría de los barrios más pobres y en el campo, somos objeto de ultrajes sexuales por parte de Paramilitares, Fuerzas Armadas estatales y delincuencia común. Somos intimidadas y morboseadas por utilizar minifalda o escote o por caminar solas en la noche, y en el conflicto actual somos víctimas de la política burguesa la cual lleva a que seamos botín de guerra, o simples cocineras, costureras y objetos de placer y reproducción de lasfuerzas enconflicto.


A las mujeres jóvenes principalmente se nostrata como pedazos de carne, objetos sexuales, mercancía para comprar y vender,una consecuencia de esto es la prostitución, principal atractivo turístico de los países oprimidos como Colombia.

La libertad para nosotras las jóvenes bajo este sistema, es la posibilidad de venderse como una mercancía, ya sea en una fábrica, un burdel, una pasarela o un reality show, de drogarse y alienarse para evadir la realidad. Han limitadonuestro papel en la sociedad a meros instrumentos de lujuria y reproducción, y nos han impuesto prototipos que nos hunden en la lógica capitalista del consumismo, que dicta que las mujeres de verse “bellas”, “delgadas”, “voluptuosas” y “sensuales”, pero mientras muchas se degradan, enferman y mueren, los capitalistas engordan sus bolsillos, con la explotación, miseria y degradación del pueblo. La industria de las dietas gana anualmente 33 billones de dólares; la industria de la cosmética acumula 20 billones de dólares; la industriade cirugía estética consolida 300 millones;y la industria de la pornografía representa 7 billonesde dólares cada año.

De todos los oprimidos del mundo las mujeres somos las que llevamos la peorparte. El salario de las mujeres es considerablemente inferior respecto al de loshombres, aunque realicemos el mismo trabajo y ocupemos los mismos cargos; las mujeres de Medellín reciben el 85% del pago que reciben los hombres. En cuanto a la educación las mujeres presentamos mayores tasas de analfabetismo y constituimos la mayor parte de la población desplazada. En esta sociedad lamujer es doblemente oprimida, pues a la opresión de clase que sufren hombres por todo el mundo, se le suma la opresión machista, feudal y patriarcal, que busca inculcar en la mujer la mentalidad de esclavas.

Desde tiempos remotos algunos pensadores y principalmente la iglesia se han encargado de sostener y promover la inferioridad de la mujer como algo natural. Se nos ha educado para obedecer a los hombres, no es gratuito que desde niñas juguemos con cocinitas y muñecas, mientras los niños juegan con balones, trompos y cometas, ellos desarrollan habilidades y creatividad, a nosotras se nos condena a ser madres y amas de casa; se nos relega al mundo del misticismo, el idealismo, el conformismo, se nos impide tener control de nuestro cuerpo y nuestra vida.

El 8 de marzo no es, ni debe ser una fecha donde se celebre la delicadeza y sumisión de las mujeres, no debe ser un día de consumismo donde nos regalan peluches y flores, por el contrario, es y debe ser una conmemoración por las grandiosas batallas que hemos librado a lo largo de la historia para alcanzar nuestros derechos y liberarnos de nuestras cadenas. No necesitamos rosas, ni chocolates, necesitamos decisión y valentía de los hombres para luchar a nuestro lado, para reivindicar el espíritu de rebeldía de las mujeres del pueblo, necesitamos que los hombres comprendan que también tienen un papel muy importante que jugar dentro de este proceso, que debemos marchar en pie de igualdad por el camino que nos lleve a alcanzar un mundo mucho mejor, que realmente le sirva a la humanidad; pero que esto solo será posible cuando se destruyan todos los cimientos de la desigualdad, la opresión y la explotación, cuando el imperialismo se vea reducido a ruinas y sobre él se empiece a forjar una nueva sociedad.

Mujeres es hora de lanzarnos a la lucha de manera desafiante y tomar las riendas de nuestro presente, para que el futuro sea brillante, mucho mejor; para esto se requierede una sólida organización del pueblo de muchas maneras y a muchos niveles, las mujeres jóvenes debemos formar nuestros propios grupos para discutir nuestros asuntos, pero sin olvidar que la solución de nuestros problemas están completamente ligados a la solución de los problemas que tiene el pueblo en su conjunto.

No escogimos el tiempo de venir al mundo, pero es la época que nos tocó y podemos elegir entre hundirnos en el abatimiento, el pesimismo y la indiferenciao hacer historia y dejar huella, luchando por un mundo donde nacerá ycrecerá una humanidad verdaderamente emancipada, siempre es posible elegir hacer lo mejor, ese momento es ahora.

¡Contra la opresión de la mujer, es justo rebelarse!

¡Mujeres como esclavas nunca más!

¡Contra un sistema que oprime y explota la rebelión se justifica!

¡Mujer organízate y resiste, es hora de que resuenen nuestros gritos debatalla!

Fuente: CON-CIENCIA

Reacciones: