Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen


La situación financiera de la Univalle es desastrosa. El Gobierno Departamental le adeuda a la U, por diversos gastos de funcionamiento que no se pagaron en el 2008, $16.682´000.000. El Gobierno Nacional, en cambio, debe la módica suma de, por un lado, $3.624´000.000 de ajuste en el presupuesto del año 2007 que debieron saldar en el 2008, y, por otro, $38.000´000.000 de otros gastos que aun siguen sin cumplir.

Compañeros, en pocas palabras, y sin adornar el golpe, en estos momentos hay un déficit de $58.306´000.000 en el presupuesto de la universidad (sin contar, claro esta, de lo que se han robado y malgastado los de “arriba”). Suma que día a día crece pues entre otras cosas tampoco se ha pagado el presupuesto de este año que llevamos en curso.

Esta es quizás la real bomba que no encontraron en la Administración. Pues semejante noticia, aunque un poco más adornada, fue la que se nos dio a conocer a la comunidad universitaria, en comunicado del Consejo Superior, aquel día en que desde la Administración Central se hizo el show de la bomba.

Pues bien compañeros, si se preguntaban ustedes por qué hay cada vez más y más colas en el restaurante universitario, en la biblioteca y en servicio médico; por qué nos vienen mermando a los subsidios, restringiendo las salidas de campo, disminuyéndole al almuerzo, recortando los salarios, etc; en un palabra, por qué de un tiempo para acá, se vienen mermando los gastos cada vez más, si usted se cuestionaba esas y otras cosas, ya puede resolver sus dudas.

Los señores de la administración de la universidad al respecto ya nos están llamando para que todos nos sumemos al supremamente “austero manejo del presupuesto de la U”. Y sobre todo, ya andan diciendo que afortunadamente tales cosas “en ningún caso afectaran las labores académicas”. Cuando de hecho, desde hace rato nos vienen afectando; se nota que estos señores nunca se pegan la pasadita por el restaurante universitario, por la biblioteca, por servicio médico, o por uno de los tantos salones donde mantenemos hacinados como animales.

Ni la tal calidad y cobertura se han salvado. O ¿de dónde viene entonces que se hayan mermado para este semestre la oferta académica a comparación de los años anteriores? ¿Por qué entonces se han esforzado tanto desde el Académico, pasando por el Superior y hasta en la Rectoría, por mendigarle al Estado el dinero que ha debido desembolsar desde hace rato?

Que todo esto es muestra clara de una crisis financiera en la Univalle, eso es cierto; así como también que aquella se viene agudizando cada vez más a consecuencia de la crisis general del capitalismo. Pero no lo es, que nosotros tengamos que pagar los platos rotos de quienes no pueden dirigir una sociedad en la que reinan.

Compañeros y compañeras, ¿esperaremos a que la tal crisis pase, y a que con el paso de los días se nos sean mermadas más y más las cosas? O decidimos, los verdaderamente perjudicados, qué debemos hacer. ¿Permitiremos que endeuden cada vez más la U, para que luego la den en concesión por deudas contraídas? O hacemos algo para defender la universidad pública.


COMITE DE LUCHA DE LA EDUCACION (C.L.E)
comitescali@yahoo.com

Reacciones: