Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen

[ 11/29/2007] [ ] [ Autor: ACIN] Siendo las 12:30 del medio día cuando los comuneros indígenas se encontraban trabajando en la Finca la Emperatriz durante los rituales de La Liberación de la Madre Tierra, entró el ESMAD (escuadrón móvil antidisturbios), la Policía Nacional y el Ejército Nacional a reprimirlos a punta de gases lacrimógenos y en medio de la agresión dos hombres de civil vestidos con pantalonetas y camisetas, salieron de entre los ESMAD y la Policía y empezaron a disparar indiscriminadamente con armas cortas hacia la multitud de indígenas que allí se encontraban.

Esto dejó como resultado cuatro heridos de gravedad: Rodrido Pito de 35 años de edad de la vereda el Chocho del resguardo de Huellas Caloto, Antonio Conda de 22 años de edad de la vereda Altamira del Resguardo de Huellas Caloto, Lorenzo Largo Dagua con una edad aproximada entre los 18 y 21 años, de la vereda Gallinazas del Resguardo de Tacueyó y Delio Quitumbo de 27 años de edad, de la vereda La Palma del Resguardo de Toribío.

Después de ocurridos los hechos la fuerza pública se retiró hacia los alrededores, mientras tres de los heridos fueron trasladados al Hospital Niña María de Caloto y Lorenzo Largo Dagua, alguacil del Cabildo de Tacueyó herido en el estómago y el brazo derecho se encuentra siendo intervenido quirúrgicamente en el Hospital Francisco de Paula Santander del municipio de Santander de Quilichao. “Lo heridos hubieran sido más, si no es porque la gente al escuchar los disparos se retiró de inmediato”, aseguró Feliciano Valencia, consejero del CRIC.

Ante lo ocurrido, la comunidad se encuentra conmocionada y triste por la tragedia, consecuencia de la represión de la fuerza pública. La decisión es seguir resistiendo en los predios hasta que el gobierno tome una decisión que en realidad beneficie a los pueblos y a la Madre Tierra y no a las multinacionales como ya ha ocurrido. Vale recordar que en el 2005 se firmó un acuerdo en el que el gobierno prometió hacer un estudio de tierras para cumplirle a los indígenas, pero finalmente se hizo el estudio con la de las comunidades, pero las tierras se le entregaron a las multinacionales para que sembraran caña y pino.

Hacemos un llamado a todos los colombianos y colombianas para que sigamos con atención lo que ocurre en el Cauca y lo que pueda pasar con las comunidades movilizadas. Seguimos en los rituales de Liberación de la Madre Tierra. “Nos movilizamos para defender y liberar nuestra existencia y para sumarnos a las luchas de todos los pueblos” (Proclama CRIC).

Reacciones: