Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen


Declaración, Senador Jorge Enrique Robledo




El uribismo de la Comisión Primera de la Cámara de Representantes aprobó el Referendo del Agua. Pero el texto aprobado no se parece en nada al que respaldaron con sus firmas más de dos millones de compatriotas. En el articulado que pasa a la Plenaria de la Cámara no aparece la posibilidad de convertir el agua en un derecho fundamental ni la de sacar a los negociantes del control de las fuentes de agua y los acueductos ni la de establecer un consumo mínimo gratuito de agua. Destruyeron el proyecto. Si en definitiva se aprobara así, nada del “libre comercio” ordenado por el Fondo Monetario Internacional cambiaría. ¿Por qué, entonces, su aprobación?


Primero, para garantizar que en la Constitución no aparezca nada que afecte negativamente a los negociantes del agua, así las tarifas de los acueductos sean un auténtico martirio para los colombianos y los monopolios tiendan a quedarse con todo el negocio, estableciendo más dolarductos entre Colombia y el extranjero.


Segundo, para intentar engañar a quienes firmaron el referendo y a todos los colombianos, diciéndoles que por su supuesta actitud democrática, los uribistas sí respaldan que el agua sea lo que debe ser. Es seguro que cada uribista de la Comisión Primera de la Cámara se aprovechará de esta aprobación para hacer politiquería.


Y tercero, porque si este referendo llegara a votación, le ayudaría al uribismo a empujar votantes para el referendo de la reelección de Álvaro Uribe y de sus hijos.


Fuente: MOIR


Reacciones: